El ortodoncista explicará con claridad el tratamiento que se va a llevar a cabo y detallar los posibles efectos secundarios, limitaciones, riesgos y los resultados que se pueden obtener, puesto que, en algunos casos, resulta complicado lograr la oclusión perfecta.

Asimismo, el paciente debe tener conocimiento de que una vez finalizado el tratamiento deberá utilizar un aparato de retención que se coloca cuando se quitan las brackets.

“no sirve de nada estar un largo tiempo con aparato y luego no ponerse un sistema de retención. Los dientes tienden a moverse de forma natural en todas las personas debido a las fuerzas naturales que influyen en su posición como los músculos de los labios, la lengua, los carrillos, la masticación, etc.”

Si los labios son muy fuertes , los dientes se apiñan, por el contrario si la lengua empuja demasiado los dientes se separan.

Las muelas del juicio al no tener espacio suficiente para erupcionar empujan a las otras hacia delante, y el simple hecho de la masticación crea un componente anterior de fuerzas ya que los dientes inferiores están situados sobre la mandíbula que es como un plano inclinado hacia delante y al masticar los dientes tienen la tendencia a irse hacia adelante lo que provoca normalmente un pequeño apiñamiento en los dientes antero inferiores.

Queda en manos del paciente la decisión final de someterse a tratamiento o no, y su grado de cooperación con el Ortodoncista.

“un aspecto más importante de lo que se cree, ya que el paciente debe seguir al pie de la letra las instrucciones que marca el profesional y mantener siempre una rigurosa higiene oral y evitar alimentos como caramelos o pipas y acudir a las revisiones periódicas que se estipulan”

El tratamiento de ortodoncia en los adultos suele ser más largo que en los niños, “su duración se estima entre un 30 y un 60% mas largo, dependiendo de la intensidad del problema”, ya que las fuerzas que se aplican con los aparatos son más suaves y los movimientos mas lentos. Además, los cambios que se producen en la musculatura y en la articulación provocan más alteraciones en los adultos que en los niños, quienes tienen una mayor facilidad para adaptarse a ellos.

Puesto que los huesos de los adultos no crecen como los de los niños, en casos concretos puede ser necesaria combinar la ortodoncia con cirugía, incluso si faltan piezas dentales. Normalmente la ortodoncia en adultos se realiza con el objetivo final de colocar una prótesis. Es necesario, en primer lugar corregir la posición de los dientes, para luego poder colocar el puente o el implante que sustituirá la pieza que falta.

“Antes de comenzar el tratamiento es conveniente sanear la boca”

Antes de comenzar el tratamiento es conveniente sanear la boca, extraer las piezas en mal estado y realizar un estricto reconocimiento en el que el profesional compruebe que las encías se encuentran en buen estado y no hay riesgo de padecer otros males. Si se debiera extraer alguna pieza o hay duda de realizar una endodoncia (quitar el nervio) o alguna restauración como empaste, funda o puente, es conveniente realizar primero el estudio de ortodoncia para comprobar que la pieza que se pretende restaurar no será extraída en la realización de la ortodoncia.

De todos modos hoy en día se extraen piezas dentales en muy pocas ocasiones ya que los aparatos modernos nos permiten resolver la mayoría de los casos sin extracciones.