A cualquier edad, la ortodoncia es capaz de corregir la mala posición de los dientes para conseguir una boca saludable. Una bonita sonrisa ilumina el rostro y lo hace más atractivo.

“Una bonita sonrisa nos ilumina el rostro y nos hace más atractivos”

Se ha estimado que el hombre moderno, aproximadamente el 70% de la población general, necesita tratamiento de ortodoncia. De acuerdo a los últimos hallazgos, los homínidos fósiles (hombres de las cavernas) tenían mordidas casi perfectas. Los cambios ambientales, entre ellos las dietas, alergias, las mezclas de razas y la adaptación a esas nuevas condiciones, dieron origen a lo que hoy calificamos como mordidas incorrectas.

En la actualidad no existe límite de edad para llevar aparatos de ortodoncia, muchos problemas de encías y de falta de piezas dentales son solucionados gracias a esta rama de la odontología que se especializa en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las malas posiciones dentales.

“La ortodoncia además mejora su autoestima, sus relaciones sociales y su trabajo”

No sólo el mejor aspecto de la cara y dientes se realza con la ortodoncia, dando una mejor imagen lo que redunda en beneficio de su autoestima, sino que además sus relaciones sociales y su trabajo se ven notoriamente mejorados. Una correcta masticación (que resulta de una correcta mordida) produce una mejor digestión. Masticar es el primer paso en la digestión. Si sus dientes están torcidos, no podrá masticar su comida adecuadamente, lo que puede llevar a una recurrente indigestión.

Una mala posición de los dientes puede favorecer la aparición de otros problemas como caries, enfermedad periodontal (encías) o problemas articulares de la mandíbula y vértebras cervicales.

Llevar ortodoncia no acarrea ningún cambio en su vida de adulto, más que una leve incomodidad al principio. Se recomienda ser más cuidadoso con la higiene, practicar deportes con protector bucal, y avisar a su ortodoncista cuando salga de viaje para que le dé instrucciones especiales. Cualquier otra actividad podrá ser realizada con total normalidad.

“Las brackets de cerámica, parecidas al esmalte de los dientes y sin metal visible, pasan casi desapercibidas para el resto de las personas, y satisfacen a la mayoría de los adultos”

La principal preocupación de un adulto puede ser su apariencia física. Hoy en día los aparatos fijos de Ortodoncia es decir las brackets, permiten que los adultos de cualquier edad, descontentos con la apariencia y/o el funcionamiento de su boca (dientes amontonados, espacios entre los dientes, dientes salidos, etc.) dejen de sentirse limitados y acepten con normalidad la Ortodoncia. Las brackets de cerámica, parecidas al esmalte de los dientes y sin metal visible, casi no se notan y el sistema Invisalign® pasa totalmente desapercibido para el resto de las personas, y satisfacen a la mayoría de los adultos.